viernes, enero 21, 2005

La libertad según Bush

Leo en la editorial de El País que, durante su discurso de investidura, el Sr. Bush pronunció la palabra libertad nada menos que en cuarenta y dos ocasiones. Ante esto no me cabe más que preguntarme qué entiende este individuo por libertad, porque mucho me temo que dista mucho del concepto que tengo yo sobre tan elevado substantivo.



Veamos qué nos dice el diccionario:

libertad: estado o condición del que es libre, del que no está sujeto a un poder extraño o a una autoridad arbitraria o no está constreñido por una obligación, deber, disciplina, etc.

Supongamos que la autoridad dentro de los EE.UU. no es arbitraria, y que el poder no es extraño, lo que siempre es discutible. Aún así el pueblo estadounidense está constreñido por unas reglas, al igual que todos nosotros, aunque allí son bastante menos relajadas que en países como el nuestro y los derechos civiles además son recortados con el terrorismo como excusa (la trampa de siempre). Además es un país en el que a menudo se persigue y se trata de hundir a artistas por el mero hecho de estar en contra de una guerra (véanse las Dixie Chicks) u otros motivos (ya sea un pezongate la famosa caza de brujas). Es por ello se deduce que el pueblo americano no es libre, sino que es incluso "menos libre" que otros pueblos...

Bueno, ahora veamos qué ocurre ahora mismo en Irak, país "liberado" por el nuevo mesías del bien en la tierra cuyo futuro es más incierto que nunca y quizás el primero de una serie: no cabe duda de que están sujetos a un poder extraño y a una autoridad más que arbitraria, luego, por definición, nada de libertad para los iraquíes. ¿Es ésa la libertad que quiere usted otorgar a los países tiranizados?

Yo creo que nuestro simiesco amigo se refiere a otro tipo de libertad, la libertad de mercado, gracias a la cual podría ampliar las fronteras del imperio y enriquecer aún más a las benditas empresas que tanto bien hacen a la gente y a la tierra. Esa libertad no es otra que ésa de la que hablan los que se llaman a sí mismos neoliberales (donde tenemos a Jiménez Losantos como unos de sus más acérrimos defensores); sí ésos que se ponen ese adjetivo con el pomposo prefijo neo para ocultar que sus ideas son todavía más antiguas que las del denostado comunismo que tan desfasado les parece; ésos que tratan de echar por tierra el protocolo de Kioto y dicen que el ecologismo no tiene base científica... Pues bien, sepan esos liberales lo que significa liberalidad según el diccionario:

liberalidad:
1 virtud que consiste en distribuir uno generosamente sus bienes sin esperar recompensa.
2 generosidad, desprendimiento.

Creo que también dista mucho de la realidad de nuestra egoísta sociedad capitalista, ¿no? Luego... ¿de qué cojones habla, Sr. Bush? Está claro que no es de libertad.